¿Debemos sacrificar la sinceridad?: Una entrevista con A Love Electric

Entrevistas
Typography

A Love Electric, power-trío conformado por Todd Clouser, Aarón Cruz y Hernán Hecht está de vuelta con Permanet Immigrant, su nuevo material discográfico.

Como sugiere su título, hay una migración constante en la profesión del músico y una migración constante requiere de un temple muy específico.“Conocer al mundo a través de la música y viajar, es un lujo y es una oportunidad para cultivar la empatía humana.” Clouser ha viajado por la república mexicana y el mundo con A Love Electric y en cada viaje aprende de las perspectivas que va encontrando. “Nuestra manera de procesar el mundo no es absoluta porque hay culturas muy distintas.” Para él la empatía es la clave: “Yo creo que si uno no tiene empatía, si uno no está preparado para considerar otras ideas, no va a sobrevivir como músico hoy en día.”

El sonido de Permanent Immigrant es nítido, suave y a ratos profundamente melancólico. Su narrativa se desenvuelve con una cadencia similar a la de un viaje por carretera: el movimiento es constante, el trayecto se detiene con naturalidad a intervalos y es en esa quietud en la que encontramos muchos de los momentos más íntimos del recorrido. Common Animal se impone a paso seguro seguido por This Is the Time que deambula más despacio, en una constante incertidumbre; los colores van trazando los contornos en movimiento de paisajes fríos; hacia el coro se siente el vuelco de la inercia. En el puente hay una revelación cálida y cegadora, ésta termina por fragmentarse en un juego errático y solitario que se ensambla, elegante, de vuelta al coro.

Después empieza a germinar Losing Touch en un paraje sumamente solitario; el movimiento de tan constante comienza a sentirse estático, y de repente nos encontramos suspendidos en la contemplación del recorrido.

La forma de consumir música; la forma de comunicarnos está cambiando muy, muy rápido;” describe Clouser, “yo siempre me sentí un poco en la vanguardia, consciente de lo que estaba pasando y en algún momento me di cuenta de que ya no, que estaba perdiendo el contacto con lo que estaba sucediendo en la realidad actual.”  La duda llevó a Clouser a la siguiente realización: “Tenía la sensación de que el mundo me estaba pasando de largo. Después vino la aceptación de esta sensación: uno puede cambiar. El último acorde de la canción es un acorde mayor que sale de la nada, de todas esas dudas y ese pánico: ese acorde es la aceptación.”

Witch que cuenta con la participación de Remi Álvarez se contonea oronda y juguetona. Francisco Lelo De Larrea colabora en Dance Like Americans que se va deslizando, casi aletargada, en curvas altaneras de indolente ironía. Esta pieza es como el estudio de un personaje que se va dibujando de verso en verso. “Para escribrir intento ponerme en situaciones nuevas. De la interacción de estos nuevos sentimientos con lo que estoy viendo es de donde sale la magia.” Así comienza el proceso lírico de Clouser. 

En definitiva la narración tiene un papel muy importante en sus letras: “Hay una riqueza en la narración y en la palabra que valoro mucho. El valor de la palabra y la dignidad del lenguaje; la posibilidad de comunicar algo profundo a través de la palabra me parece una gran oportunidad; cuando compongo intento no usar palabras sólo por llenar el espacio.” 

Entre sus grandes influencias se encuentran Bob Dylan y William Burroughs; De Dylan aprendió a ser un afilado observador de su entorno. "¿Qué es lo que me gusta de Burroughs? Pues casi todo. Su creatividad, su rebeldía, su uso del lenguaje; la manera en la que innova constatenemente y cómo dice las cosas como son; cosas que no son fáciles de escuchar, pero que están sucediendo en la vida de casi todos. Cuando leí el libro de Queer o Junky me identifiqué, de pronto no me sentí tan loco.”

Clouser es un gran admirador de la Generación Beat“Si hablamos de poetas más modernos, me gusta la poesía de Billy Collins: cómo transforma una imagen muy simple en algo universal.” También gusta de las letras de Tom Waits, Conor Oberst y de su amigo Jesse Harris, entre otros.

Llegamos a Permanet Immigrant la canción que da su nombre al disco (y uno de los highlights también). “Soy inmigrante. Vivo en México, soy de Estados Unidos; también Hernán es inmigrante. Me siento muy afortunado de haber tenido la oportunidad de buscar la vida que realmente quería; la posibilidad de hacer mi música, de ser parte de una comunidad que admiro mucho: eso es lo que encontré en México. Me gustaría que todos tuvieran esa oportunidad. Yo creo que ser inmigrantes es nuestro estado natural. La historia de la humanidad está dictada por la búsqueda de una vida más digna, esa es la idea de Permanent Immigrant: el inmigrante permanente.”

 

Después Place in the Game  nos abraza tímidamente, y como si se tratara de una herida expuesta queda frente a nosotros una vulnerabilidad desgarradora. “Creo que todos pasamos por momentos en los que dudamos: ¿qué estamos haciendo? ¿Vale la pena lo que estamos haciendo? ¿Qué tenemos que hacer para participar en el juego? No para triunfar en el juego, sólo para ser parte de lo que está sucediendo en mundo. Uno crece con la idea de una música muy altruista; una escena muy artística y puede ser muy frustrante cuando empiezas a trabajar en la música y te das cuenta de que hay muy poco de ese altruismo, de ese amor por el arte, de humanidad. No puedo decir que todo es horrible, pero sí me he enfrentado a cosas sorprendentes. De eso se trata la canción: ¿qué tengo que hacer para ser parte del juego? Quizás, al mismo tiempo, el chiste es resistir.”  Resistir a esa búsqueda, a la imperiosa necesidad por encontrar un lugar.

“¿Entonces ser fiel a tus convicciones es un acto de rebeldía?”  

“Exactamente” responde Clouser que no cree en esta filosofía de escoger y atenerse a un sólo camino. Él cree en el asombro y la creatividad, en “buscar la sorpresa del milagro.” 

Con Tourist concluye este viaje.  La pieza es encantadora. Describe la correspondencia no correspondida que puede generar la barrera del lenguaje y en medio del encanto lírico y anecdótico que tienen estos desencuentros escuchamos la voz de María Emilia Martínez. Entre sus paisajes favoritos de México, Clouser enumera los siguientes: “El primero que me viene a la mente es ‘La Baja’: varias veces manejé hacia la Carretera 1 desde Tijuana hasta los Cabos. Hace quince años era un lugar maravilloso para encontrar cosas absurdas, desde la naturaleza que parece ficción y los pueblos. Tiene paisajes muy únicos; hay un espacio en ellos, una desesperación, una resignación y al mismo tiempo una esperanza y una gran belleza.También la experiencia de ir a Tlahuitontepec, Oaxaca que tiene un espíritu muy festivo, muy humano: la música suena todo el día; niños de ocho años están tocando la trompeta por diez horas, diario. Las fiestas de los pueblos y su tradición me regresa a los valores esenciales de la música; a la necesidad humana de hacer música.”  Por parte del FONCA, A Love Electric ha llevado un ciclo de talleres y conciertos a cinco estados de México: Jalapa, Guadalajara, Torreón, Ciudad de México y San Luis Potosí. A Love Electric ha hecho este tipo de intercambios culturales desde el principio:“Es una manera muy sana para compartir lo que somos y también una oportunidad para aprender; la verdad es que son las experiencias más valiosas que hemos tenido."

Permanent Immigrant es un disco muy honesto, un viaje que vale la pena revisitar una y otra vez y que podemos encontrar en cualquier servicio de streaming. Durante el 2020 Todd Clouser también nos regaló Solitary Daydreams en tres volúmenes. Para más información está su bandcamp (click aquí) o su sitio web.