22
Dom, Jul
6 New Articles

Reseña: Primus y su conciso nuevo álbum “The Desaturating Seven”

Discos
Typography

Les Claypool logró reunir, para este 2017, la alineación de Primus en los inicios de los 90s. Luego anunciaron la edición de su nuevo disco de estudio, The Desaturating Seven y naturalmente los fans esperaban de regreso ese sonido frenético e inteligente que los caracterizó en aquellos días.

Cuando alguien decide adentrarse en el extraño mundo de Primus, acepta el riesgo de visitar un terreno en el que no siempre se juega a la segura ni en lo conceptual ni en lo musical y, en ese sentido, el noveno trabajo de estudio de los de San Francisco no es la excepción. Tras romper su silencio discográfico en esta nueva etapa después de su hiato con el bien recibido “Green Naugahyde” y de reimaginar el soundtrack  del clásico cinematográfico de 1971 “Willy Wonka & The Chocolate Factory” en “Primus & The Chocolate Factory With The Fungi Ensemble”, los liderados por Les Claypool se vuelven a inspirar en una lectura para niños, y valiéndose de ese espíritu arriesgado que los caracteriza, deciden inscribirse con una obra conceptual tan concisa, que deja a todos esperando por más.

Ciertamente este no es un álbum dedicado para potenciales nuevos fans. Estos no lo terminarían. Pero quizás los que vienen siguiéndolos desde más atrás podrían darle no solo una sino muchas oportunidades en varias vueltas a su reproducción. No encontrarán momentos memorables ni que cambiarán vidas. Aunque sentirán lazos familiares con ese funk progresivo que tan bien dominan los californianos en cada uno de estos capítulos. Capítulos, literalmente, ya que cada canción representa un pasaje del libro que la inspiró: “The Rainbow Globins”.

En poco menos de 35 minutos, el cuento “The Rainbow Goblins” (1978), un misterioso relato del italiano Ul de Rico que el bajista leía en su niñez antes de dormir, se transforma en un “ecléctico” viaje con tintes progresivos, recordándonos al King Crimson de mediados de los ochenta, además de servir como testimonio de la primera entrega de material original con la formación clásica de la banda desde 1995, sin contar el EP “Animals Should Not Try To Act Like People” de 2003.

Y la pregunta es: ¿el regreso de Tim Alexander le devuelve a Primus ese sonido extremadamente kinésico que los hizo conocidos hace dos décadas? No exactamente. Si bien, se nota que la chispa entre Les Claypool, Larry LaLonde y el reintegrado Tim “Herb” Alexander está intacta, con una química en la ejecución de los instrumentos que se extrañaba en los discos anteriores, el trío opta por un trabajo introspectivo, con una cuota de locura mesurada en favor de atmósferas más densas y etéreas. Ni siquiera se nota que estuvieron separados tanto tiempo, ya que la base rítmica logra producir momentos exquisitos, a fin de acoplarse a las intrincadas líneas de guitarra que construyen el paraje sombrío que sirve de telón de fondo para la historia de estos siete duendes obsesionados por atrapar los arcoíris, argumento que el disco comparte con el cuento.

 

Con la ayuda del bajista de Tool, Justin Chancellor, en la narración de “The Valley”, quién asume el rol de maestro de los duendes, el viaje parte con una guitarra acústica que muta al ritmo de la voz lisérgica de Les, además de la incorporación paulatina de la percusión de Alexander, creando un ambiente intrigante, que da paso a “The Seven”, la cual se esboza como la muestra más patente del aplastante sonido actual de la banda con cambios de ritmo que rememoran al rock progresivo más clásico. Por su parte, “The Trek” se extiende por casi ocho minutos, con una vibra siniestra en la que el sonido de la guitarra de LaLonde parece tributar al mismísimo Steve Howe, a la vez que el slap característico de Claypool se abre paso para marcar las distintas secciones de la canción, uno de los puntos altos del disco.

Mientras “The Scheme” suma más dinamismo, pero sin la necesidad de las explosiones dementes de antaño, “The Dream” sumerge el relato en un paraje más introspectivo gracias a una fabulosa línea de bajo que va siguiendo la voz, pero que después eleva las pulsaciones y conduce a “The Storm”, la primera pieza que se creó para este álbum y que el bajista no sabía si utilizar en su proyecto con Sean Lennon o con Primus. Sin embargo, decidieron trabajarla cuando Larry LaLonde la escuchó por el teléfono y quedó prendido de ella. En este corte, con claras influencias a la complejidad de sus siempre adorados Rush, la agrupación desborda virtuosismo, pero siempre dentro de un marco extremadamente regulado. Como si se tratara de un círculo perfecto, “The Ends?” invierte el orden de lo que se escuchó al principio en “The Valley”, partiendo con la percusión de sonidos tribales de Tim y fundiéndose con el bajo danzante para rematar en un perfecto desenlace de guitarra acústica.

No es tan descabellado pensar que la alegoría de estos duendes que buscan devorar los arcoíris se pueda traspasar a la realidad de un mundo –y un país completo en el caso de Estados Unidos– consumido por la misma avaricia y codicia que ciega a estos seres mágicos, de manera que dicha idea, sumada a una total indiferencia hacia la fórmula de la canción convencional con verso y coros reconocibles, perfila un disco muy sólido en lo conceptual, pero escueto en lo musical. Cualquiera hubiera pensado que el regreso de la formación original podría diluirse en una extensa muestra de poder instrumental y frenetismo, no obstante, escogieron apostar por un disco de excelente factura, pero demasiado breve para un combo en tan buena forma. Sabemos que Primus apesta a genialidad, y ese mismo hedor es el que esta vez dejó a los “bastardos” con ganas de más: el precio del riesgo.

En otras (o pocas) palabras, The Desaturating Seven podría pasar desapercibido en este año por los melómanos no tan atentos a los pasos de Primus. También será un total desconocido para los que se alimentan de la escena mainstream del metal y el progressive rock. Son sus fans más longevos o leales los que podrían encontrarle el sentido a un disco que, aunque extraño, podría resultar placentero en instantes muy particulares.

 

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter

From TweetDeck
Eclectic Electric rock noticias Se anuncia “Loving The Alien 1983-1988”, la cuarta caja recopilatoria del duque blanco David Bowie https://t.co/gdolTOljRb
About 18 hours ago
Eclectic Electric Un día como hoy, 20 de julio de 1976, nace JoyDivision después de la mítica e inspiradora presentación de los Sex… https://t.co/PAOt7T5wLS
Viernes, 20 Julio 2018 19:46

Follow @EEmagazineNet on Twitter