09
Dom, Dic
9 New Articles

Bad Witch: el acto final de la estridente trilogía de Nine Inch Nails

Discos
Typography

Bad Witch es la estridente conlcusión de una trilogía de EPs que en tres actos describen la búsqueda de una nueva faceta en la trayectoria de Nine Inch Nails.

Esta trilogía está conformada por Not the Actuall Events, un EP que tiene cierta reminiscencia a la textura de sus bandas sonoras, tal vez el menos interesante de los tres, caracterizado por una tosquedad que es casi una reacción que busca, quizás inconscientemente, alejarse lo más posible de Hesitation Marks, su último álbum. Después vino Add Violence para superar a su predecesor, un EP que coquetea con espacios sonoros en los que resuena la nostalgia, la obsolescencia y el abandono, The Lovers es probablemente el mejor momento de este EP errático e introspectivo y, finalmente, Bad Witch, el tercer acto de esta búsqueda de sentido y de sonido, para muchos el primer LP que Nine Inch Nails ha sacado en años.

Trent Reznor es sin duda un personaje icónico que ha estremecido la escena de la música desde su debut en 1989 con Pretty Hate Machine; es muy importante hacer hincapié a su trayectoria, porque no es fácil reinventarse después de haber revolucionado la industria de la música con trabajos como The Downward Spiral después de treinta años,  pero a pesar de sus demonios, de adicciones y de la misma sobriedad (actualmente es padre de tres hijos, además de un empresario exitoso),  Reznor sigue poniendo cosas muy interesantes y provocativas sobre la mesa, el mismo artista que nos ha regalado discos tan sublimes en su desolación como The Fragile y Still; paisajes inmensos como los que articula a través de Ghosts I-IV, ha conseguido reinventarse a través de un proceso tan destructivo como intenso de búsqueda, ¿qué han sido estos tres EPs sino el detallado proceso de una transformación?

 

Shit Mirror se abre paso voraz, con una encantadora aspereza, por el espacio, es muy interesante cómo ha evolucionado esta textura tan propia (por no decir este personaje) que tiene la guitarra en Nine Inch Nails desde With Teeth hacia The Slip, un camino que nos guía con su estridencia hasta esta pieza que es perfectamente contagiosa, su velocidad da pie abruptamente a Ahead of Ourselves, que evoca a los días de Outside de David Bowie con una narrativa similar a la de Hallo Spaceboy. Esta velocidad que es casi imperativa en estas primeras dos canciones se descompone en un ritmo errático y práctico, como el de un engranaje inútil que se mueve por inercia sin saber que es escuchado, el contenido es mucho más político que las letras en sí mismas. El elemento del saxofón se incorpora en Play the Goddamed Part y le da una dimensión completamente distinta al disco, casi como una bruma que se sobrepone al trotar del engranaje, como si la misma canción fuese la semblanza del desgaste de una sociedad. El fantasma de Bowie aparece constantemente en este disco, God Break Down the Door es casi una referencia a Blackstar, su cadencia es semejante a la de una pesadilla… o a la de una película de David Lynch, hay un guiño muy evidente a su trabajo en Lost Highway y a los discos que Bowie sacó durante esos mismos años: Earthlings además del ya mencionado Outside (cabe mencionar de éste último que I’m Deranged también formó parte del soundtrack de la cinta de Lynch). Estas referencias son importantes para intentar vislumbrar el lugar desde el que se compuso este álbum: a Reznor le afectó profundamente la pérdida de su héroe, un héroe con el que colaboró durante los tiempos más oscuros de su adicción, Bowie tuvo un papel muy importante en su rehabilitación. I’m not from this world es una canción claustrofóbica, subterránea que se arrastra lentamente, el sentido de urgencia se acentúa conforme se va drenando su velocidad hacia Over and Out, que se conforma por elementos que no oíamos en Trent desde Ghosts, juegos percusivos, casi minimalistas; la voz también invoca a su héroe, a ratos es fácil desconocerla. En la incertidumbre de lo que sería de Nine Inch Nails, estos tres discos fácilmente sirven de prefacio para una nueva etapa. Trent sigue poniéndose en la diana, su música viene de un lugar tan vulnerable que fácilmente se adhiere a la intimidad de quien la escucha.

 

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS