09
Dom, Dic
9 New Articles

El Círculo: ¿El Gran Hermano es amistoso?

Peliculas
Typography

El tráiler de la más reciente película de Tom Hanks con Emma Watson y la verdadera premisa de la película son completamente diferentes: el personaje de Watson entra a trabajar en El Círculo...

una comunidad a la que todo joven emprendedor quiere pertenecer, misma que provee diversos servicios digitales a sus clientes; la corporación abarca tanto que no abarca nada, pero le va tan bien como para costear conciertos privados de Beck para sus empleados; todos están contentos y todos rinden cuentas de su alegría en la Red del Círculo, lo único que éste les pide a cambio es su identidad… como una suerte de Facebook en esteroides -pero para Facebook en esteroides ya existe la Red Social de Fincher, que a pesar de ser una película que no comparte este enfoque de “1984” de Orwell, sí comprate la perspectiva interna del drama que hay detrás de una plataforma en línea, además ésta tiene un lenguaje cuidado, una edición precisa y un sonido envolvente, características que El Círculo carece-.

 

Lo que es verdaderamente siniestro de la cinta no es cómo se desenvuelve sin conflicto aparente, con circunstancias gratuitas entre la discapacidad del padre de Watson y la relación que ella comparte con su mejor amigo, al que ama o desprecia según sea conveniente; tampoco es la inocencia del personaje de Watson que se vuelve la principal vocera de la empresa, ni siquiera es esta noción de que la privacidad no existe, de que estamos siendo monitoreados, porque según esta película que todas nuestras transacciones, nuestras rutinas y nuestros pasos sean almacenados en una base de datos, para conformar un perfil muy detallado de quienes somos, es un beneficio para nosotros... -¿Cómo puede ser? ¡Yo habría pensado que la película intentaría decir lo contrario! -me preguntaba candorosamente, mientras Watson transmitía su vida con un candor similar a través de la plataforma de la empresa (porque también tiene servicio de streaming).


La película en ningún punto pretende decir lo contrario -tal vez lo intentó y se quedó en el intento-, al parecer está bien que seamos monitoreados en caso de que nuestros impulsos pongan nuestra vida en peligro. Hanks (un antagonista desperdiciado) preside una conferencia en la que se lee: “Los secretos son mentiras y las personas sólo se portan bien cuando están siendo vigiladas” y hacia el final la premisa no se desmiente y la película concluye como puede.

 

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS