23
Mié, May
5 New Articles

Ángeles al servicio de la comunidad: Bladerunner 2049

Peliculas
Typography

Dirigida por Denis Villeneuve (Arrival), fotografiada nada más y nada menos que por Roger Deakins (No Country For Old Men, O Brother, Where Art Thou?) y producida por Ridley Scott, Blade Runner 2049  es probablemente una de las películas más esperadas del 2017. 

Basada en la novela de Philip K. Dick: Do Androids Dream of Electric Sheep? Blade Runner, la cinta dirigida por Scott en 1982, se volvió, no sólo una película icónica por su propuesta y por sus visuales, sino una referencia de culto.

 

 

En un futuro en el que la fuerza de trabajo está constituida por androides, Blade Runner propone la siguiente interrogante: ¿y si una máquina tuviera conciencia de sí misma?

Blade Runner 2049 es de una belleza despampanante, tiene una factura impecable y una propuesta que no teme partir de la película original, porque no la copia, la desafía a sabiendas de que es la continuación de un clásico y siempre es un desafío continuar un clásico, en lugar de repetirse, parte de la resolución de la primera premisa, presentando así una amalgama de posibilidades para las secuelas: una secuela no es necesariamente una mala noticia, puede lograrse bien, como se logra esta película.

 

Wallfisch y Zimmer te engañan por un momento, haciéndote pensar en Vangelis, y te estremecen, acompañando los colores y la simetría de un mundo sobrepoblado, en el que distintos idiomas conviven y se responden indistintos. Ryan Gosling hace un trabajo sumamente conmovedor como K, un androide con un trabajo complicado: matar a los de su especie y conformarse con ser solamente un número de serie, despreciado por estos androides de la vieja escuela y por las personas con las que apenas y convive en un mundo abarrotado, abarrotado también por exuberantes espectaculares de Johnnie Walker y Coca-Cola, un mundo inmerso en sí mismo, adormilado y desolado, flotando apenas en una niebla celeste de secretos pasados a voces, ¿qué es real y qué está diseñado? “¿Quién soy yo?” Se pregunta K, intentando convencerse a sí mismo de que sus recuerdos son reales, que son más que mera programación.

 

La película se desenvuelve delicadamente entre contrastes y claroscuros, empujando al espectador hacia el punto de vista de K, el lenguaje te persuade hacia su perspectiva, te engaña, tus límites se vuelven los del protagonista, asediados por esta sensación de peligro, por falsas certezas, seducidos por su flujo del tiempo, siempre consistente y por una belleza tan nítida como la de sus imágenes; Villeneuve se dio a la tarea de construir los escenarios y dejar el CGI en un plano secundario, fascinado también por por la belleza de los traslúcidos hologramas, no deja de jugar con la vertiginosa idea de una realidad en la que nada es palpable y con el gran valor que tienen también las cosas que no se pueden tocar. K es un héroe extraño, un antihéroe distinto en busca de su propósito, y ese propósito es el que termina haciéndolo tan memorable en un panorama repleto de argumentos que parten de un héroe que se sabe elegido, que entiende su propósito, que no lo cuestiona como no se cuestiona a sí mismo. La hermosa posibilidad de empatizar con un Replicante. La película es larga, y sin embargo uno no quiere que se acabe; el 2017 ha sido un muy buen año para la ciencia ficción, pero Blade Runner 2049 no se quedará en el 2017, sino que acompañará a la primera como una referencia al género.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter

Eclectic Electric "Holding Frances in my arms is the best drug in the world." - Kurt Cobain https://t.co/nAgaCbRXit https://t.co/I8IcxrSSp0
Less than a minute ago
From TweetDeck
Eclectic Electric video live @bjork Después de 8 años, Björk vuelve a ofrecer un show para televisión, vela en vivo en Later with J… https://t.co/5VZJUPAiiN
Less than a minute ago

Follow @EEmagazineNet on Twitter