23
Mié, May
5 New Articles

¿Es mejor hablar o morir?: Call Me By Your Name

Peliculas
Typography

Después de presentarse en el Festival de Morelia, se fue corriendo la voz por el impacto que estaba causando esta cinta, la fascinación, la desazón, Call Me By Your Name es una cinta impecable y encantadora; dirigida por Luca Guadagnino y basada en la novela de André Aciman, llega por fin a los cines con un elenco estelar que incluye a actores de alto calibre como Michael Stuhlbarg (The Shape of Water, A Serious Man), a Armie Hammer (The Social Network) y a Timothée Chalamet (Interstellar).

Te va seduciendo poco a poco con su dulzura, con su desbocada naturalidad; se sitúa al norte de Italia con el correr del ‘83, alrededor de Elio (Chalamet) el hijo de un exitoso filólogo clásico, un apasionado investigador de Grecia y Roma (Stuhlbarg) que cada año, durante las seis semanas del cálido verano italiano, recibe a un estudiante de intercambio. La llegada de Oliver, sin embargo, un muchacho norteamericano tan alto como despreocupado, trastoca por completo todas las certezas que el joven Elio creía tener, de pronto ya no lo sabía todo y se queda tendido en su cama, en medio de una encrucijada.

 

La música siempre acompaña a Elio a lo largo de la película como si no fuera más que la línea de sus pensamientos enredados a su inocente sentir, un flujo efervescente, a ratos abrupto de música deliciosa que incluye momentos de grandes como Sakamoto, Laplante, además de una canción original compuesta por nada más y nada menos que Sufjan Stevens. Hay algo divino en la estridencia y la tragedia de los primeros encuentros, en la divina complicidad de un secreto compartido. El lenguaje es sofisticado, puntual, a ratos evoca a Proust en la manera tan afrancesada y aterciopelada que tiene a la hora de retratar los instantes que parecen necesariamente un recuerdo por su suavidad y su peso. Siempre estaremos fascinados por esa primera chispa, siempre regresamos a ese lugar, intrigados por ese primer encuentro que nos reveló algo que hasta entonces había permanecido dormido adentro de nosotros: ese primer amor, ese verano que se alarga y extiende su calor a través del tiempo, porque el tiempo en sí mismo tiene un peso y un flujo diferente, un flujo encantador y engañoso como el de los sueños, que promete durar para siempre para desvanecerse en un instante.

 

La naturalidad y la dulzura con la que se va desenvolviendo la película la hace extremadamente sensual, explora los distintos espectros que a veces se dan por sentado de la masculinidad y propone a Venus como un muchacho, como dos palomas que comparten un atardecer y descubren, en la compañía del otro, que hay mucho más a la masculinidad que la tosquedad y la violencia, algo muy temido por la sociedad, que tiende a esconder, pero, ¿es esto algo controversial? Para nada; al leer a Proust uno puede reencontrarse con las noches en vela de la niñez, o con los cobrizos detalles de un paseo hacia un atardecer, uno se ve reflejado en cada una de sus palabras; de una manera similar uno se enfrenta a ese candor abrasador que permanece latente en nuestro pulso a lo largo de nuestra vida con esta película, la película parte de la inocencia; pensar más allá de eso es inútil e innecesario, la cinta es sencilla y no pretende poner a nadie en desventaja, no pretende hacer distinciones, al contrario, es exuberante y se sirve simplemente de la belleza, de ese tiempo perdido en el que siempre repararemos a lo largo de nuestra vida.

 

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter

Eclectic Electric "Holding Frances in my arms is the best drug in the world." - Kurt Cobain https://t.co/nAgaCbRXit https://t.co/I8IcxrSSp0
Less than a minute ago
From TweetDeck
Eclectic Electric video live @bjork Después de 8 años, Björk vuelve a ofrecer un show para televisión, vela en vivo en Later with J… https://t.co/5VZJUPAiiN
Less than a minute ago

Follow @EEmagazineNet on Twitter