13
Jue, Dic
6 New Articles

Stalker: “Los milagros no reconocen el empirismo”

Peliculas
Typography

“¡La naturaleza! Nos rodea y nos ciñe; somos incapaces de salir de su ámbito e incapaces también de penetrar en ella más profundamente… Vivimos de ella y le somos ajenos, habla con nosotros sin cesar y no nos revela su arcano...” –Goethe.

No se puede regresar por el mismo camino, Heráclito mismo decía que es imposible regresar a un mismo lugar porque la única constante es el cambio, él jamás se imaginó que su pensamiento seguiría resignificándose en pleno 2018, y sí, a pesar de que Stalker: La Zona  fue  filmada en 1979 es probable que el mismo Tarkovsky tampoco se hubiera sabido tan visionario porque esta obra maestra de la ciencia ficción ha sobrevivido sin ningún rasguño a la prueba del tiempo y se mantiene vigente: sigue siendo un punto de partida para la ciencia ficción actual (además de una referencia constante en cine de culto y comercial), así como un retrato inamovible del subconsciente de una Rusia en plena guerra fría. “Ellos no quieren saber nada, sólo quieren comer...”. La Zona es un lugar peligroso, en el que resuena el abandono, un lugar en el que todo lo hecho por el hombre es obsoleto: la religión, la ciencia; las armas, las palabras. La búsqueda del sentido es lo único que queda.

Hasta en una cinta que tiene un tremendo desplante de estilo y poesía propia, es clara la influencia que Ingmar Bergman tiene sobre Tarkovsky, esta cinta en particular comparte símbolos y arquetipos con la delirante (y también imperdible) Hora del lobo.

 

 

Si disfrutaste mucho de películas como Annihilation, Bladerunner 2049 o incluso Interstellar, que parten de una narrativa semejante para componer un imaginario que retrata, a partir del subconsciente, la realidad, una realidad particularmente silenciosa, hipnótica y distópica, definitivamente vas a disfrutar de Stalker. Annihilation (2018) de no estar basada en una novela de Jeff VanderMeer hasta podría parecer un remake de la cinta de Tarkovsky. La fotografía en Bladerunner 2049 definitivamente tiene un guiño a esta cinta, así como a la cadencia que se le da al espacio, y esto por mencionar películas recientes que han estado en ojos de muchos a nivel internacional. Si vives en la Ciudad de México no deberías de dejar pasar la oportunidad de verla restaurada y en grande en la Cineteca Nacional, la nitidez es pasmosa, la fotografía es de una estética insuperable. Tal vez lo que puedo decir de Stalker es poco a comparación de lo que se ha dicho ya, pero esta narrativa simétrica, en espejo, que tiene la cinta convive con la tensión de un entorno salvaje y silencioso (que devela la naturaleza del pensamiento a través del agua en sus distintas formas y del uso del color) es sublime; en pleno 2018 sigue siendo impresionante la forma en la que Tarkovsky dirige, no sólo a sus actores, sino también su entorno, es casi como si la niebla atendiera sus palabras. La Zona aparece como un jardín en el que las ideas corren libres, manifestándose, interrumpiéndose; un lugar en el que los estragos de una guerra y de un cambio ideológico se suspenden en el cauce, siempre cambiante, de los pensamientos.

 

Si no vives en la Ciudad de México, no has visto esta cinta en particular y eres un admirador acérrimo de la ciencia ficción o del cine introspectivo que crea una ilusión íntima, casi palpable del tiempo, te invitamos a buscar esta película. “Cuando un hombre piensa en su pasado, se hace más noble” dicen durante su travesía por la Zona, y eso es cierto, las cosas se resignifican y se reacomodan con el tiempo desplegando así una perspectiva más legible de una obra frente a su contexto, o de una obra como un retrato de su tiempo.

 

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS