09
Dom, Dic
9 New Articles

¡Drácula en Bermudas! Hotel Transilvania 3

Peliculas
Typography

Los monstruos han invadido la cartelera del verano y la alfombra roja que se celebró el pasado Domingo en Plaza Universidad para regalarnos una tercera entrega de Hotel Transilvania. El mismísimo Genndy Tartakovsy (El Laboratorio de Dexter, Samurai Jack) es el responsable de reanimar con su estilo tan propio a los monstruos que han habitado por generaciones el inconsciente colectivo de chicos y grandes y el resultado es bastante azucarado.

Cabe destacar que el diseño de personajes es formidable, empezando por su versión de Drácula, uno de los personajes más icónicos en la historia del cine y uno de los más representados (y que a la tercera entrega de esta saga sigue siendo un encanto); pasando por todo un elenco de brujas, por un montón serviciales barracudas y por su despampanante capitana, que además de ser tremenda gimnasta, es una digna descendiente de los Van Helsing que intentará a toda costa destruír al Conde Drácula... Drácula por su parte, se enamora perdidamente de ella.

Aquí un desplante imperdible de la genialidad del diseño de personajes:

Siempre va a ser más interesante cuando una película reinventa y rearticula sus referencias que cuando simple y llanamente compran los derechos de nuestros personajes favoritos de... Nintendo, por decir algo, y mucho más meritorio. Drácula, la novela de Bram Stoker fue publicada en 1897; 120 años después su protagonista sigue estando en cartelera, esta vez abordo de un crucero (una suerte de Titanic exclusivo para monstruos), que parte desde el Triángulo de las Bermudas con destino a la Atlántida. Tartakovsky ha elaborado un universo en el que habitan dulcemente todos los monstruos y las leyendas del consciente colectivo, y eso responde a la misma naturaleza de la tradición oral: de boca en boca, de representación en representación se resignifican las cosas, así es como siguen siendo vigentes: Drácula no fue el primer vampiro, el origen de éstos es probablemente tan viejo como lo son los relatos de terror. Este universo se parece al de Scooby-Doo,  aunque el modo y el propósito de ambas es muy distinto, el humor y la manera en la que conviven estos elementos sobrenaturales es similar. El tono de la película es el mismo de sus predecesoras, quizás en encanto se equipara a la primera. La sala de cine estaba repleta de niños, y estos no podían parar de reír como cuando yo era pequeña y me sentaba por la mañana a ver Scooby-Doo.

Finalmente, no podía concluír esta reseña sin hablar del Kraken (de lo bonito que está), su proporción está muy bien lograda, su diseño lo hace aparecer tan jovial y tan amenazante al mismo tiempo... Tartakovsky tiene una muy lúcida relación con el movimiento y el espacio, tal vez lo memorable (y admirable) que tienen sus monstruos es la profundidad y la personalidad que les da el movimiento, una coreografía que puede aparecer con toda naturalidad, pero que es elaboradísima de lograr, no tienen que decir nada para que nos identifiquemos con ellos.

Quien guste de endulzarse los ojos un rato y reír a mandíbula batiente, la cinta llega a todas las salas del país este Jueves 12 (si la encuentran subtitulada, mejor, que tiene un elenco tremendo).

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS