03
Mié, Jun
7 New Articles

¡Her Name Was Fire arde con su nuevo disco: Decadent Movement!

Discos
Typography

Enter Decadent, el segundo disco de Her Name Was Fire, llegará con un estallido este viernes 3 de Abril a todas las plataformas.

Revisitando Road Antics, un debut altamente inflamable, en el que encontramos piezas memorables como WrongTo the SunsetSummer Strumer, es evidente que la banda tenía ya un objetivo, y era un objetivo eficaz, pegajoso (del cual pueden leer al respecto en la entrevista que les hicimos aquí). El objetivo ha sido alcanzado y superado a esta alturas. Su sonido ha madurado, se ha complejizado; sus influencias, entre ellas Alice in ChainsSoundgarden y Queens of the Stone Age (¿un poquito de Black Sabbath por ahí?) entre otros, se han vuelto más una sutileza, y el estilo que propusieron en un principio es ahora un lenguaje concreto y efectivo que quema de golpe.

Algo que sobresale desde su debut son las estructuras de las canciones: no siempre son las más tradicionales, pero sí presumen de una naturalidad envidiable. El concepto del disco es un viaje que pasa de una dimensión a otra: un descenso al inframundo. Con respecto a su proceso al componer y a la temática del disco, João Campos, vocalista y guitarrista de este dueto, le contó a Eclectic Electric lo siguiente: “Nuestras canciones siempre comienzan con un jam: construimos el esqueleto de la canción para después encarnarla hacia la existencia. La gran diferencia entre Road Antics y Decadent Movement es que trabajamos y re-trabajamos hasta el detalle más ínfimo de las nuevas canciones, queríamos tenerlas en su estado más perfecto. Por supuesto que esto trajo consigo algunas disputas internas, pero creo que cualquier esfuerzo creativo necesita un poco de fricción. En cuanto al concepto del disco, éste llegó más tarde en el proceso. Después de que decidimos qué canciones grabaríamos comencé a pensar en qué tipo de historia contaban estas canciones. La muerte, la culpa y la redención eran algunos de los temas subyacentes que tenían en común, entonces, a final de cuentas, no es de manera directa un viaje a través del Hades, no hay una eventual redención al otro lado del río Estigia. Las canciones no tienen una manera linear de contar la historia porque no hizo sentido que así fuera.”

Pocas cosas hay más complicadas que el segundo disco: el segundo disco define hacia dónde va a ir una banda en términos de sonido y experimentación. Decadent Movement, que fue escrito entre Lisbon y Helsinki, es un disco ambicioso. El dueto conformado por Campos y Tiago Lopes se apodera con un satisfactorio estruendo del espacio entero sin esfuerzo. La voz de Campos es realmente versátil y sella el sonido que define esta banda. Enter Decadent es como la conciencia resquebrajada que pasa a una súbita vigilia, Devil’s Disco nos despierta con una intensa llamarada, un highlight, definitivamente: es voraz, provocadora y divertida, (y es complicado el ejercicio de no querer escucharla un par de veces más antes de avanzar en este viaje, pero seguir en este descenso será altamente recompensado), Another Rodeo, su segundo sencillo nos aguarda, el trote cambia y deposita un extraño peso en el pecho, ante nosotros una cuesta empinada, sobre los hombros el calor de un sol incandescente que canta y quema sobre el delicado delirio que deja un espejismo adorado en los ojos. Ran Out Of Time nos espera en la sombra, un sendero sinuoso, familiar, la sed y la desorientación como única constante, la inercia pone un paso y la nostalgia el siguiente, así llegamos a Specter: la confrontación; una soledad en conflicto.

Allure surge violentamente de lo más profundo, te rodea para inmovilizar cada extremidad: has llegado a lo más profundo, a la rabia y al desengaño. Far Gone late suavemente, se apresura; escurridiza como una realización que nos obliga a perseguirla por voraz que sea su paso. Un vals enrarecido nos pone a dormir cuando concluye. Después el sol ardiente nos despierta en un páramo desolado con Adam’s Gun, algo ha cambiado: no se trata del súbito ascenso, se trata de una insondable determinación que ha dejado atrás todo sentido de desorientación y desoripósito; en su lugar queda claridad, y la claridad nos lleva a una de las canciones más sobresalientes del disco: Close Enough. Las fauces del desierto son inmensas, la canción hierve, inmensa como una lontananza hendida por espejismos y ráfagas de arena, se trata del último trecho del viaje; la redención no es gratuita, pero la extenuante satisfacción que aguarda al final es recompensa suficiente. La redención es alcanzada finalmente de manera contundente y cegadora con Monolith. El viaje no es lineal, efectivamente, ya nos lo advertía Campos, como tampoco es lineal la manera en la que experimentamos el tiempo; en la que recordamos; en la que superamos un duelo. Su primer disco también describe un periplo desértico y voraz, pero lo que separa un periplo de otro, es que éste último lo hacemos a pie, muy lejos de la carretera.  


Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter

Eclectic Electric rock clasicos De Jimi Hendrix a Tool: Geddy Lee y Alex Lifeson de Rush comparten sus canciones favoritas de todo… https://t.co/hYjJTI0XQ7
Less than a minute ago
From TweetDeck
Eclectic Electric Triste noticia, Joey Image, el icónico baterista de la banda de punk The Misfits, muere a los 63 años. Aquí los det… https://t.co/9JGw5p5IQX
About 2 hours ago

Follow @EEmagazineNet on Twitter